La historia decanta…

“No te apresures ni desesperes procurando defenderte de alguna ofensa; nunca olvides que la historia decanta y siempre termina poniendo todo en su lugar”

Finalizó cerca de la medianoche la extensa reunión de trabajo con el equipo, interrumpida por charlas privadas con algunos de los integrantes del mismo, llamadas, mails, y por una reunión en paralelo con otro grupo.

El encuentro había comenzado en horas de la mañana, y casi la totalidad habíamos viajado        durante la noche, por lo cual libramos una batalla por momento feroz para sostener los párpados en su lugar… son esas jornadas en las que necesitás reinventarte más de una vez.

Luego de la misma, con algo más de una hora entre despedidas y llegar a la habitación, caí desplomado en la cama y encendí el televisor solo para permitir que imágenes que cambian de manera fugaz llenaran mi vista vencida…, no tenía ánimo de abrir la valija y darme una ducha antes de dormir.

Rápidamente, como si fuera una película que atravesó mi mente, procesé a mil por hora, qué estuvo bien y qué no, qué cosa dije que no debía haber dicho, qué errores cometí, qué quedó pendiente, qué olvidé, qué, qué, qué…

Al día siguiente, después de haber conversado con Dios y satisfacer las ganas intensas por un desayuno, la calma y la paz no tardaron en llegar. La claridad de la mente descansada monitoreó la información de manera efectiva, me aseguré que las motivaciones hayan sido las correctas, y todo siguió avanzando en esta vorágine de la compleja misión a la que fui llamado.

Entre aciertos y desaciertos, avances y retrocesos, buen ánimo y momentos de incertidumbre, me di cuenta que ver la vida como un proceso y no como fotos del momento, es clave…

Así lo interpretó José, aquel joven hebreo, que entendió que todo obedecía a un plan de Dios y que siempre en su soberanía, todas las cosas las encamina para bien.

Entendí, que más allá de los pesares y avatares del momento, de las luchas que libramos en el alma y de los elogios pasajeros, la historia decanta, sí y cuando eso sucede, siempre termina poniendo todo en su lugar.

Nicolás Marulla
Tucumán, 7 de enero 2018

 

 

Anuncios

La fe de estos tiempos…

Vivimos un tiempo de una fe cortoplacista.
Todo tiene que ocurrir ya, de lo contrario se desiste.
Miremos a nuestros mayores que ejercitan una fe todo terreno, confiando toda una vida en las promesas de Dios.
Al comenzar un nuevo año, estemos preparados para disfrutar el presente y para ver la vida entera como un proceso.

Nicolás Marulla

Comienza un nuevo año…

volver-a-empezar-1.jpg

Comienza un nuevo año…

Te preguntarás qué cosas debo afirmar y cuáles debo cambiar en mi vida…

Dios es eterno, nunca cambia… él no necesita de los soles y las lunas, de las estaciones del año, de los comienzos y los finales, vive en la plenitud de la eternidad, más allá del espacio y del tiempo…

Nosotros, necesitamos todo lo que Dios no necesita.

Porque necesitamos hacer balances, revisar nuestra vida, familia, pasado, presente y futuro.

Qué bueno es el Señor al darnos la oportunidad cada doce meses de hacer un balance de lo vivido; un balance para reimpulsar nuestra vida y visualizar nuevos horizontes.

Deseo compartirte tres o cuatro cosas que te pueden ayudar:

  • Tu relación diaria con Dios es vital
  • Tu cuidado y comunicación con la familia echa fundamentos a las nuevas generaciones
  • Tu valoración de las amistades es sumamente importante y da plenitud recíproca
  • Tu vocación entrelazada al propósito de vida, le da sentido a tus días

Da vuelta la página de aquellas cosas que te dañaron y de aquellas cosas en las que vos le fallaste a Dios, a los demás y a vos mismo, y date nuevas oportunidades de reescribir tu historia.

¡Que tengas un 2018 lleno de bendiciones de la mano de Jesús!

Nicolás Marulla

La Navidad de Jesús es luz, alegría y libertad…

unnamed.jpg

Me levanté temprano y busqué en el Evangelio de Lucas la oración de María, mientras estaba leyendo ésta inspirada oración que hace María, aun estando Jesús en su vientre, comencé a orar pidiendo una palabra para la Navidad, no entendía el motivo, ya que la historia del nacimiento de Jesús se describe de manera singular en el libro de Lucas. Fue así que pedí a Dios una palabra, como buscando algo más, no sabía qué, pero entendía que era una palabra que debía comunicar. Repentinamente levanté con mi mano izquierda y hacia atrás un montón de hojas apretadas, y curiosamente me queda abierta la Biblia en Isaías 9. Fue muy grande la sorpresa al comenzar a leer, lo cual se me hacía difícil a causa de la emoción y las lágrimas. Luego de leer el texto, caminé dando vueltas, orando, sollozando e impactado una vez más por el amor de Dios.

La palabra que escribió Isaías varios siglos antes del nacimiento del Mesías, dice así:

El pueblo que andaba en la oscuridad
vio una gran luz;

una luz ha brillado
para los que vivían en tinieblas.

 Señor, has traído una gran alegría;
muy grande es el gozo.
Todos se alegran delante de ti como en tiempo de cosecha,
como se alegran los que se reparten grandes riquezas.

 Porque tú has deshecho la esclavitud que oprimía al pueblo,
la opresión que lo afligía,
la tiranía a que estaba sometido.
Fue como cuando destruiste a Madián.

 Las botas que hacían resonar los soldados
y los vestidos manchados de sangre
serán quemados, destruidos por el fuego.

Porque nos ha nacido un niño,
Dios nos ha dado un hijo,
al cual se le ha concedido el poder de gobernar.
Y le darán estos nombres:
Admirable en sus planes, Dios invencible,
Padre eterno, Príncipe de la paz.
 Se sentará en el trono de David;
extenderá su poder real a todas partes
y la paz no se acabará;
su reinado quedará bien establecido,
y sus bases serán la justicia y el derecho
desde ahora y para siempre.
Esto lo hará el ardiente amor del Señor todopoderoso”
(Isaías 9:2-7)

La Navidad de Jesús trae luz, alegría y libertad a la vida de las personas y a los pueblos.

¡Que tengas junto a tu familia y amigos una Feliz Navidad con Jesús el Salvador, y el 2018 traiga muchas bendiciones a tu vida!

Nicolás Marulla

Reforma previsional y levantamiento de la sesión en diputados…

La Iglesia de Dios en la Argentina, siempre se pronunciará a de favor de los sectores más vulnerables y desprotegidos de la sociedad. Ante los hechos acontecidos en las últimas horas en el país, llamamos a la cordura, a la no violencia desde ningún sector, a que se haga el máximo esfuerzo para el diálogo y que se logren acuerdos basados en la justicia y el bien común.

“Yo sé que el Señor hace justicia a los pobres y defiende el derecho de los necesitados” (Salmo 140:12)

Nicolás Marulla
15 de diciembre de 2017

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Flexibles y moldeables

Cómo podemos hacer la diferencia, cuando contra viento y marea, no cedemos ni un milímetro nuestra postura y seguimos aferrados en hacer las mismas cosas y de la misma manera…
No solo los sistemas deberán hacerse flexibles para adecuarse a los cambios que la iglesia necesita para llevar adelante la misión; nosotros mismos deberíamos ser sinceros y moldeables ante Dios, para que nuestra vida, servicio y enfoque, sean actualizados.

Nicolás Marulla

Conductas que se naturalizan

Es un asunto muy serio y peligroso, cuando un líder cristiano naturaliza determinadas conductas que son contrarias a los valores de Cristo. Dichas formas se incorporan a su estilo de vida, al punto que va perdiendo consciencia que se trata de pecado.
“Sobre todas las cosas cuida tu corazón, porque este determina el rumbo de tu vida”
(Proverbios 4:23 NTV)

Nicolás Marulla

Entrevista: acerca del ministerio pastoral

¿Cuál es la tarea más importante del pastor? (Entrevista)

¿Cuál es la tarea más importente del pastor? (Entrevista)
Las responsabilidades y el gozo del ministerio pastoral

Conversamos con el pastor Nicolás Marulla, presidente de las Iglesias de Dios en Argentina, acerca del ministerio pastoral. ¿Cuáles son las responsabilidades y las satisfacciones de ser pastor?

1. ¿Se puede hablar de una “principal responsabilidad” de un pastor? Y si es así, ¿cuál sería?

Es notable que el Nuevo Testamento nos brinde tantas referencias con relación a lo que el pastor debe “ser” como persona, y comparativamente muy pocas referencias a lo que el pastor debe “hacer” como ministro. El único elemento común en cuanto al “hacer” del pastor, es el de “enseñar”. David Haney dice: “La principal tarea del ministerio es la de capacitar a su gente para su ministerio”. Hay varios textos que dan soporte a esta idea, especialmente en las cartas pastorales de Pablo a Timoteo y Tito. A la vez destacamos Efesios 4.11–12. 2.

2. ¿Cuáles son en su opinión los factores más importantes para el éxito ministerial que un pastor necesita atender?

Los factores más importantes que el pastor necesita atender para bendecir a la gente, son los siguientes:

1. El contenido de la predicación. Se busca que esta sea bíblica, contextualizada, enfocada en la misión, que responda a necesidades, que esté orientada a oportunidades, que provea sanidad, consejería y herramientas para el servicio.

2. La calidad de la enseñanza, la cual debe generar un plan a través del cual se pueda discipular a cada uno de los que son parte de la iglesia. Tiene que haber un orden, un conjunto de enseñanzas fundamentales de la Biblia y de la vida cristiana.

3. La integridad personal y familiar. Tiene relación con la conducta y el estilo de vida, que en definitiva da respaldo moral al mensaje que se brinda desde el púlpito y fuera de él.

4. El manejo administrativo. Tiene que ver con la transparencia en las finanzas; llevar registros contables, realizar informes periódicos a la congregación y en el nivel institucional que corresponda, registro de miembros, libros de actas, inventario; en una palabra, rendir cuentas.

5. Las relaciones interpersonales saludables, tienen un notable soporte en muchos textos del Nuevo Testamento en relación con la vida de los cristianos y, por supuesto, en quienes ejercen el ministerio pastoral, teniendo su punto más alto en la manifestación del fruto del Espíritu como reflejo del carácter de Cristo (Gálatas 5.22–23). A la vez, desde el punto de vista psicológico, gozan generalmente de buenas relaciones interpersonales las personas que hacen un buen uso de la inteligencia emocional.

Un texto bíblico que señala factores muy importantes para el éxito pastoral, lo encontramos en 1 Pedro 5.1–4.

El soporte de los factores mencionados para una buena gestión pastoral, a mi criterio son los siguientes:

• Comunicar la visión a la iglesia,
• Guiar la estrategia para alcanzar la visión,
• Capacitar y desarrollar líderes, y
• Promover un trabajo en equipo.

3. ¿Qué logros o resultados producen mayor satisfacción al corazón de un pastor?

El pastor es el reflejo del Buen Pastor que es Jesús. Juan 10.11 nos dice: “Yo soy el buen pastor. El buen pastor da su vida por las ovejas”. Y las parábolas de Lucas 15.3–32, las llamadas tres parábolas de la gracia: la oveja perdida, la moneda perdida y el hijo pródigo, nos dicen mucho acerca del corazón de los pastores.

Los pastores debemos volver a visitar estos textos de la Escritura. En cuanto a la oveja perdida, el énfasis está puesto en el gozo que siente el pastor al encontrarla, quien al llegar a casa reúne a los amigos y vecinos para compartir la alegría. En el caso de la moneda perdida, la mujer una vez que encuentra la moneda, reúne a sus amigas y vecinas para que se gocen con ella. En ambas parábolas, Jesús hace mención a los ángeles de Dios quienes se gozan por un pecador que se arrepiente. Finalmente, encontramos el relato de la parábola del hijo pródigo, posiblemente la parábola más popular de Jesús, donde se dice que el padre hizo fiesta y comenzaron a regocijarse con la llegada del hijo pródigo, porque el que estaba muerto había revivido y el que estaba perdido había sido encontrado. Dado que el sello del llamado pastoral es la compasión, el hecho de ver personas llegando a los pies de Cristo, cuyas vidas son transformadas para luego servirle, es sin lugar a dudas, el mayor motivo de gozo para los pastores.

4. ¿Cuáles serían las tareas más agotadoras del ministerio pastoral, y qué normas de cuidado puede tomar un pastor para evitar el desaliento?

Hay una variedad de tareas que pueden llegar a ser agotadoras para un pastor. Las relaciones interpersonales cuando van acompañadas de situaciones de crisis generan un nivel de tensión y ansiedad muy alto.

Los pastores consumen crisis casi todo el tiempo, y necesariamente necesitan tener algún tipo de prácticas que le ayuden a descansar en Dios, mantener el equilibrio emocional y a la vez gozar de paz interior para la toma de decisiones.
La comunión constante con Dios por medio de la oración y el contacto permanente con la Biblia; el tiempo en familia; los retiros personales y con grupos pequeños de compañerismo pastoral; la recreación con amigos, y el mentoreo por parte de líderes que le inspiren confianza y ministren en áreas sensibles de su vida personal, son clave para evitar el desaliento.

5. ¿Cómo puede un pastor mantener constante el gozo de servir a Dios?

Uno de mis textos preferidos al referirme al ministerio es Hechos 20.24. Dentro del discurso de Pablo a los ancianos de Éfeso en Mileto, considero este texto clave para mantener el gozo de servir a Dios:

“Pero de ninguna cosa hago caso, ni estimo preciosa mi vida para mí mismo, con tal que acabe mi carrera con gozo, y el ministerio que recibí del Señor Jesús, para dar testimonio del evangelio de la gracia de Dios” (RV60).

Evidentemente, aprender a liderar las tensiones y la crítica, y no tomarnos tan en serio a nosotros mismos, nos ayuda a mantener el enfoque en el llamado y la misión, y permite que no se nos robe el gozo de ser servidores de Cristo.

Entrevista: acerca del ministerio pastoral

Entrevista con el Dr. Nicolás Marulla, presidente de las Iglesias de Dios en Argentina, acerca del ministerio pastoral: https://www.facebook.com/revistalafuente/posts/10155020023652965

Luego que abres el link, hacer clic en REVISTALAFUENTE.COM para leer la nota.

El crecimiento de la iglesia

Iglesia saludable-1.png

A %d blogueros les gusta esto: